Social Icons

lunes, mayo 31, 2010

LA NOBLEZA DE REIRSE DE SI MISMO

Image and video hosting by TinyPic

Después de la calurosa recepción que había tenido en su primera temporada, se dudaba que pudiera repetir su calidad y repercusión en la segunda etapa, ahora en Telefe, los jueves a las 23.30, pero lo logró. Nos referimos a Todos contra Juan 2, centrado en las desventuras y la mala fortuna de un ídolo juvenil adolescente de los 90, que intenta -infructuosamente- volver a los primeros planos. Este envío protagonizado por Gastón Pauls, está producido por la compañía del propio actor, Rosstoc, y por Farfán TV para Fox Televisión.

Continúa...


La columna vertebral del unitario es el desopilante guión de Gabriel Nesci, un auténtico guiño para los treintañeros, ya que remite a historias y personajes en auge durante la adolescencia de esta generación, por ejemplo, cuando se alude a programas como Clave de Sol, Montaña Rusa o películas como Star Wars o Volver al futuro. De hecho, la cortina musical, El poder del amor, pertenece a este último filme, todo un símbolo, sin duda.

El otro factor que sustenta al programa son las actuaciones. Un Gastón Pauls, impagable, con un carisma y una gracia desbordantes en el papel del sufrido Juan Perugia, bien acompañado por un sólido elenco integrado por Sebastián De Caro, Mercedes Oviedo, Alfredo Castellani, Henny Trayles, Oscar Núñez y Ezequiel Campa.

Todas las emisiones poseen el plus de contar con la participación de un actor renombrado haciendo de sí mismo. Hasta ahora, en esta temporada, estuvieron presentes entre otros, Pablo Echarri, Nancy Dupláa, Alejandro Fiore, pero quienes se lucieron con su desparpajo en personajes insólitos fueron Daniel Fanego, Gabriel Goity, Fabián Vena y Luis Machín. Vena, en el rol de un fanático defensor de la naturaleza, resultó hilarante al máximo, al igual que Machín, cuyo personaje, interesado en conducir un programa infantil, se identifica a tal punto con su público que termina encarnando un chico en un cuerpo de adulto. Fue muy placentero descubrir esta veta cómica en un actor serio como Machín. Asimismo, Fanego, como un obsesivo de la familia y las "buenas costumbres", y Goity, tratando de interpretar todos los personajes de Romeo y Julieta, también dieron lugar a la diversión con mayúsculas.

Es muy loable que un actor popular como Pauls encare esta ficción en la cual apela a reírse de sí mismo, del ídolo juvenil que fue allá por los 90, e invite a sus colegas a no tomarse demasiado en serio. Es un programa que trasmite valores nobles e inocentes, donde se nota a simple vista el goce que sienten todos sus participantes al hacerlo. Todos contra Juan representa la prueba de que es posible apostar a un tipo de televisión más pura e ingenua, sin que por ello deje de ser entretenida e inteligente.

0 comentarios :