Social Icons

martes, noviembre 22, 2011

Susana Gimenez y Marcelo Tinelli se dieron un pico!

Image and video hosting by TinyPic

El Cabezón y la diva protagonizaron una verdadera cumbre de estrellas para la revista Caras. La conductora llegó a Ideas del Sur mientras Marcelo estaba en el aire. ¿Dónde lo esperó? ¿Cómo fue la preparación para las fotos? Hay un detalle que dará que hablar.

En una noche estelar, Susana Giménez visitó las oficinas de Ideas del Sur para la sesión de fotos de la revista Caras junto a Marcelo Tinelli. Se trató del encuentro más esperado del año entre las estrellas más importantes de la televisión argentina.

La diva de los teléfonos llegó al edificio de la calle Olleros 10 minutos después de la medianoche cuando Marcelo aún estaba al aire con Bailando por un Sueño. Secundada por su secretaria, Inés Hernández, la animadora lo esperó en el famosísimo cuarto piso.

Para matar el tiempo, Susana se dio el gusto de tomar un exclusivo Montchenot del año 60, vino que Tinelli llevó especialmente de su bodega personal. Junto a ella estaban los directores de la revista Caras, Liliana Castaño y Héctor Maugeri.

Minutos más tarde, luego del “Chau chau chauuuu”, Marcelo apareció en su oficina y, copa de vino mediante, compartió con Susana una divertida charla. Luego llegó el turno de ir a cambiarse para la sesión de fotos.

El camino desde el cuarto piso hasta la pista de baile, donde se tomaron las fotos, fue a pura ovación. En la escalera, los esperaban un ballet de 12 bailarinas y 6 bailarines que los aplaudieron durante varios minutos, al igual que todos los que estaban en Ideas a esa hora. Susana, abrazada a Marcelo, agradeció el reconocimiento.

Para ingresar al piso, Susana se ubicó detrás de la pantalla gigante, como los hacen los participantes. Cuando se abrió la pantalla, Tinelli la recibió, la ayudó a bajar la escalera, y rodeados del cuerpo de baile, la diva y el Cabezón recorrieron un camino con pétalos de rosas rojas.

Para la foto de tapa, se usó un fondo blanco y en la última toma, se produjo un hecho que selló una noche donde reinó la buena onda y la alegría. Sentados en una banqueta roja de cuero, Marcelo y Susana ¡se dieron un pico!

Como todo un caballero, al momento de retirarse, Marcelo acompañó a Susana al estacionamiento y la despidió con un caluroso abrazo.

0 comentarios :